DOLOR DE ESPALDA

Vivimos en una sociedad en la que el dolor de espalda es un síntoma bastante frecuente en las personas. Todo adulto ha  sufrido algún episodio de dolor agudo o sufre la cronicidad de alguna zona de la espalda. Trabajo, malos hábitos posturales o vicios de la vida diaria son algunas de las causas que pueden provocar de este mal que tanto afecta a la gente.

La espalda se divide 3 regiones en función de la zona de la columna vertebral a la que se encuentre próxima. Así pues están la zona cervical, la zona dorsal y la zona lumbar. Hay que destacar que los dolores en las distintas zonas pueden estar interrelacionados o relacionados con otras partes como pueden ser brazos (para cervicales sobretodo) o pelvis y piernas (para lumbares especialmente).

dolor, espalda, lumbar, dorsal, cervical

Factores de riesgo:

  • Edad: Cuanto más envejecemos más probable es que tengamos alguna zona de la espalda dolorida.
  • Trabajo: Trabajos que exigen estar mucho tiempo sentado o de pie, donde se levanten pesos, etc. también son un factor de riesgo importante.
  • Sedentarismo: Realizar poco ejercicio físico, hace que la musculatura se debilite y se generen molestias dorsales.
  • Peso: El tener un peso superior al que deberíamos hace que nuestros cuerpo soporte más peso y por lo tanto que nuestra columna no pueda aguantarlo y acabe lesionando tejido blando (músculos).
  • Malos hábitos posturales: Malas posiciones cuando descansamos, en el ordenador o en la tele entre otras muchas también ayudan poco a nuestra espalda.
  • Drogas/alcohol: Algunas drogas como el tabaco o el alcohol podrían hacer que el disco intervertebral no recibiera suficientes nutrientes para hidratarse y por tanto estar en mejor estado.
  • Enfermedades: algunas enfermedades favorecen el dolor de espalda.

Causas:

Las causas del dolor de espalda son variadas; pueden ser como hemos señalado anteriormente por enfermedades (fibromialgia, cáncer, escoliosis, infecciones, espondilolistesis, artritis, etc.), por embarazo en la mujer.

Principalmente pueden deberse a problemas del disco intervertebral (como en caso de hernias, o protusiones) o de la musculatura (acortamientos, sobrecargas, contracturas, etc.)

¿Cómo prevenir los problemas de espalda?

Hay 4 puntos básicos para evitar que aparezcan los problemas de espalda:

  • Realizar actividad física moderada: Como hemos dicho anteriormente, el ejercicio es beneficioso, una espalda fuerte será una espalda sana. De la misma manera los estiramientos deben ser un complemento a este ejercicio.
  • Corregir la postura: Hay que ser consciente cuando nos tumbemos, usemos el móvil, trabajemos, etc. que la espalda ha de estar en su posición más natural posible, respetando sus curvaturas y no exagerándolas.
  • Evitar levantar grandes pesos: Cuando se levanten pesos hay que saber cómo hacerlo; la espalda debe permanecer recta y se deben flexionar las piernas. Un abdomen apretado y el pecho hacia fuera (sin exagerar) favorecerán la posición correcta de la espalda.
  • Dieta: Una buena dieta evita que engordemos y por lo tanto que nuestro cuerpo no tenga que soportar tanta carga.
  • Acudir al fisioterapeuta regularmente también previene que aparezcan posibles lesiones y sin duda las alivia.

En Zensya queremos ayudar a que no tengáis estos problemas de espalda, no obstante si hemos llegado tarde y ya los tienes, pásate a vernos e intentaremos ayudarte en la parte de la actividad física, de la nutrición o realizando sesiones de fisioterapia en función de cual sea tu caso.

Esperamos que os haya gustado este artículo, un saludo y nos vemos en nuestro próximo post.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos: 960 152 283