¿NECESITO PLANTILLAS?

Hoy en día, mucha gente conoce la existencia de las plantillas, un tratamiento realizado por podólogos para conseguir corregir, compensar o paliar alguna patología o dolencia en los pies.

Cada vez sois más los que me preguntáis si considero que os harían falta o no. Así que aquí os dejo algunas pautas generales para que os podáis orientar y si os veis reflejados en alguna podáis valorar la posibilidad de acudir al profesional adecuado, en este caso a un podólogo.

  • El primer indicio sería el dolor, siempre que exista dolor de cualquier tipo en el pie es conveniente valorar esta posibilidad. También cuando hay dolor en rodilla o cadera, ya que pueden venir de una patología en la pisada.
  • Cuando observamos la formación de alguna dureza en una zona en concreto, sobre todo cuando se trata de “clavos”. Hay que tener un cuidado especial en personas diabéticas, en cuyo caso las durezas pueden llevar a ulceraciones que aunque suelen ir acompañados de dolor no tiene por qué ser así siempre.
  • Cuando tenemos alguna deformación en el pie, como es el caso del “juanete”. Existen muchas otras deformaciones igualmente visibles a primera vista, y por tanto detectables, aunque no tan comunes.
  • También cuando observamos demasiado puente o cuando apenas podemos observarlo.
  • Cuando hemos tenido alguna lesión recidivante, por ejemplo, una tendinitis o fascitis.
  • En casos de dismetría (diferencia de longitud entre una pierna y otra), inestabilidad de tobillo (doblones frecuentes), espolones…

Las plantillas ayudarán a eliminar el dolor o reducirlo, a descargar alguna zona si es necesario, a evitar que una deformación vaya a más, a dar más estabilidad, a igualar longitudes, y sobre todo a distribuir las presiones de una forma funcionalmente más correcta.

A continuación, y en relación con el tema de las plantillas, os voy a presentar una secuencia de imágenes, para que entendáis mejor para que sirven algunas de las cosas que os hago al finalizar la exploración biomecánica, una vez decidimos proceder a la realización de plantillas.

Cómo sabéis, las plantillas están hechas a medida para cada paciente.

Realizo unas pedigrafías al paciente (“huellas” de su planta del pie) (Ilustración 1). Estas me permiten, además de tener visible de forma permanente las zonas de máximo apoyo y demás, poder diseñar el tratamiento adecuado ajustado a cada necesidad.

Regina 123

Siempre después de esto hago la toma de moldes (Ilustración 2), suelo utilizar las espumas que aparecen en las fotos para imprimir en ellas la forma exacta del pie de cada paciente.

Los moldes siempre son rellenados con yeso (Ilustraciones 3 y 4) y una vez fraguados (Ilustración 5) se utilizan para poder adaptar los materiales que compondrán la plantilla a la forma que necesitamos.

Regina 4567

De esta manera podemos diseñar y fabricar plantillas específicas y adaptadas a la necesidad y pie de cada uno de nuestros pacientes (Ilustraciones 6 y 7).

Si a pesar de todo tienes dudas consulta con un podólogo antes de llevar cualquier plantilla.

Please follow and like us:

RECUPERACIÓN POSTPARTO: ¿ABDOMINALES SÍ O NO?

Después del parto suceden muchas cosas y una de ellas es que te llevas un susto cuando te miras el abdomen. “¿Como puede ser que el bebé este fuera y yo tenga todavía esta barriga?” Te angustias preguntándote si volverá de nuevo a su sitio. Pero tranquila, hay vida después del parto, tu abdominen volverá de nuevo a su sitio, solo hay que darle tiempo y hacer las cosas bien.

Esta hinchazón del abdomen se debe principalmente a dos causas: el crecimiento uterino (el útero aumenta hasta 20 veces su peso y 1000 veces su capacidad inicial) y la diástasis abdominal (la separación de los músculos abdominales por la línea alba). El útero debe volver a su lugar y a su tamaño y los rectos abdominales deben juntarse de nuevo.

El postparto inmediato dura unas 6 semanas y 8 en el caso de cesárea, es el tiempo aproximado que necesita el cuerpo de la mujer para ir poco a poco volviendo al estado previo al embarazo. No es recomendable que durante ese tiempo forcemos nuestro cuerpo, el útero poco a poco irá recuperando su forma y su posición. Sin embargo es el momento ideal para trabajar nuestro suelo pélvico y que de ese modo realice de nuevo una de sus funciones principales, sostener los órganos pélvicos.

brunette woman doing a sit up

Los músculos abdominales hay que comenzar a trabajarlos a partir de ese postparto inmediato pero debemos tomar precauciones pues no todos los ejercicios abdominales son seguros. Los ejercicios en el postparto deben ayudarnos a cerrar la diástasis abdominal y recuperar la faja abdominal, todo ello respetando el suelo pélvico, sin provocar empujes que lo debiliten o puedan provocar el descenso de algún órgano (prolapsos). Los ejercicios abdominales clásicos, tipo “crunch”,no cumplen con ninguno de estos requisitos.

Los estudios lo han demostrado, los abdominales tradicionales en los que se sube la cabeza hacia el abdomen separan más la línea alba y empujan el suelo pélvico. Son abdominales hiperpresivos que ejercen una gran presión sobre los músculos pélvicos, una musculatura que en un postparto esta débil. Sin embargo los abdominales hipopresivos, trabajan el abdomen sin ejercer ningún daño sobre el suelo pélvico y además contribuyen a que se eleve y fortalezca, trabajando de forma directa e indirecta.

Es una técnica basada en la respiración y el control postural, donde el abdomen trabaja a muy baja presión y sin empujes. Elevamos la parrilla costal y con ayuda del diafragma trabajamos el abdomen sin presiones peligrosas para el suelo pélvico ayudando a su vez a mejorar nuestra postura.

IMG_0042

Personalmente utilizo esta técnica tanto en mis clases colectivas de recuperación postparto como en mis tratamientos en consulta ya sea para tratar las incontinencias como los prolapsos (descenso de un órgano por la cavidad vaginal) con muy buenos resultados.

Cuando “mis mamis” me preguntan por el postparto, siempre intento que entiendan que todo volverá a su lugar, con paciencia y con cariño y sobre todo con esfuerzo, pero que es importante hacer las cosas de la forma adecuada. Es muy importante valorar el cuerpo de la mujer, comprobar su diástasis abdominal y el estado de su suelo pélvico. Y tras este análisis acudir a los profesionales adecuados para lograr la total recuperación sin correr riesgos para la salud.

EN EL POSTPARTO ABDOMINALES SÍ, PERO HIPOPRESIVOS.

 

Zara Ramírez

Fisioterapeuta

 

Please follow and like us:

LA RESPONSABILIDAD DE LOS PACIENTES

Hace muchos años, cuando estaba en la universidad, recuerdo a uno de los profesores hablando sobre el término “paciente”. Este profesor dijo que estaba en nuestra mano cambiar ese concepto y empezar a utilizar las palabras cliente o usuario, ya que llamarlos pacientes los excluía del tratamiento. Se da a entender que deben ser sujetos pasivos del tratamiento y apelar a la paciencia para que dicho tratamiento haga efecto. En aquel momento y sin haber tratado a ningún cliente todavía no tuvo para mi mucho sentido aquella charla.

Ahora que llevo miles de tratamientos realizados entiendo perfectamente las palabras de aquel profesor y por mucho que intentemos involucrar a los clientes en nuestros tratamientos en ocasiones resulta imposible. Durante muchísimos años la medicina pauta a los enfermos fármacos que los excluyen del tratamiento y que únicamente los responsabiliza de tomárselos con la frecuencia y cantidad adecuada. Los fisioterapeutas hemos heredado esa tendencia en nuestros clientes y son muchos los que únicamente quieren tumbarse en la camilla y ceder toda la responsabilidad al terapeuta.

Cuando un cliente llega a mi consulta y me cuenta sus dolencias, trato de emitir un diagnóstico e inmediatamente después con la ayuda del implicado buscamos las causas o el origen de las mismas. Un accidente fortuito, malas posturas, gestos deportivos u otras muchas causas pueden estar implicadas en sus lesiones y por lo tanto aunque realicemos el tratamiento perfecto y eliminemos todo rastro de lesión el cliente debe asumir la responsabilidad de actuar frente a las causas para evitar la recidiva o la aparición de nuevas lesiones y es aquí­ donde muchas veces nos encontramos con el problema.

Gordo-viendo-television pensando

“Me siento fatal en la silla del trabajo pero para eso vengo, tú arréglame”, “¿Tengo que parar? No, quítame la contractura que el domingo tengo que jugar”, “Ya se que me sobran muchos quilos pero como vengo aquí­ y me dejas como nuevo…” Esto es un ejemplo de lo que escuchamos todas las semanas en la consulta y podría poner muchos más pero cuando hablamos de las pautas domiciliarias ocurre parecido: “No me mandes ejercicios que no los voy a hacer”, “Dime lo que quieras pero no puedo adelgazar”, “Yo si quieres vengo más veces pero no voy a parar de hacer deporte”

Todo es una cuestión de responsabilidad. Las personas deben participar activamente en los tratamientos y no únicamente ser sujetos pasivos de los mismos y nuestra labor como terapeutas es guiarlos para que ello ocurra. Los sanitarios en general debemos utilizar todos nuestros conocimientos para conducir a los clientes hacia una vida más saludable y junto con ellos responsabilizarnos en el proceso.

Obviamente no todas las personas son iguales y los hay muy responsables. Realizan los ejercicios pautados, corrigen sus posturas, mejoran su alimentación y hacen caso a nuestras recomendaciones. Y os aseguro que esos clientes visitan con mucha menos frecuencia las consultas sanitarias.

Debemos dejar de ser “pacientes”.

Raúl García Zapater

Fisioterapeuta

Please follow and like us: