EVITA LAS UÑAS ENCARNADAS

La importancia del corte adecuado de las uñas de los pies

Muchas veces acuden a consulta pacientes que refieren un dolor exagerado en los extremos de las uñas de los pies, producido por un corte inadecuado de éstas.

Las uñas encarnadas u onicocriptosis se producen en muchas ocasiones por este motivo. Si existe una buena concienciación de cómo se debe de realizar un corte adecuado, se evitarían gran cantidad de estos casos, a menudo muy dolorosos para el paciente, llegando incluso a incapacitar su actividad cotidiana.

Esta situación se agrava aún más si la persona es diabética, o presenta cualquier otro tipo de enfermedad neurodegenerativa, ya que al no sentir el dolor causado por la uña clavándose la lesión puede ser terrible.

Lo ideal es utilizar alicates para conseguir un mejor corte de uñas, sobretodo en el caso de tener las uñas engrosadas o duras. El cortaúñas dificulta más la tarea debido a su forma redondeada que hace que sea más sencillo cometer el error de meterse demasiado en los bordes.

La clave es cortar las uñas siguiendo su forma natural. Esto quiere decir que no tiene por qué ser un corte totalmente recto, si no que debe adaptarse a la morfología propia de la uña de cada persona.

uñas

Es beneficioso también mantener bien hidratada la piel, esto se puede conseguir con el uso de cremas hidratantes a diario, siendo recomendable que contengan urea en su composición.

Para concluir, quiero dejar claro que no siempre se producen las uñas encarnadas por un mal corte. Otra causa muy habitual que produce este mal es la propia forma de la uña. Es decir, hay uñas que, por su forma, sin haber sido mal cortadas previamente, se comprimen contra los bordes de la piel y producen la patología.

uña doblada

 

En estos casos, se debe evitar cortarse las uñas uno mismo y acudir a un podólogo para que pueda realizar el tratamiento adecuado.

 

Regina Beltrán. Podolóloga

¿EL MASAJE ESTÁ EN DESUSO?

Me he animado a escribir este artículo debido al trato despectivo que últimamente he visto por parte de los fisioterapeutas hacia una técnica ancestral de la cual soy un verdadero admirador.

Se trata de algo tan conocido como el masaje. Una técnica milenaria que últimamente veo menospreciada por aquellos que deberían respetarla y dominarla. Y sí, el masaje es una técnica manual que desde la madre que pone crema a su bebé, la pareja que juega con su amante o el anciano que se frota las doloridas articulaciones todo el mundo usa.

Intentando imaginar el motivo del menosprecio se me ocurre en primer lugar que es una técnica pesada físicamente y que puede resultar agotadora. Usar una técnica adecuada te puede permitir dar masaje durante muchas horas y ahí reside el problema. En las universidades el masaje se enseña de manera muy superficial. Fuera de la universidad ahora resulta más rentable cualquier otro curso. Hace mucho que no veo ofertado un curso de masaje para fisioterapeutas.

En segundo lugar imagino que para muchos fisioterapeutas puede resultar una técnica pobre incapaz de abarcar todas las patologías que tratamos. Desde luego el masaje no soluciona todos los problemas pero ahí reside la habilidad de cada profesional para combinar todos sus conocimientos y alcanzar su fin. Para ello el masaje es una poderosa herramienta que puede convertirse perfectamente en la técnica principal de muchísimos tratamientos.

Massage

Decidí estudiar fisioterapia por mi pasión por el masaje y por ello igual me cuesta encontrarle matices negativos. Por eso os animo a que deis vuestra opinión. Debo matizar que al referirme al masaje quiero decir un masaje profundo, terapéutico, con el ritmo y la presión adecuada, un masaje que no solo trata sino que sirve para diagnosticar, un masaje que además de activar la circulación, descontractura y todo ello en el orden, la velocidad, el lugar y el ambiente adecuado.

La realidad es que los pacientes lo demandan y se quejan de no recibirlo con la calidad que esperan en muchas clínicas y por mi propia experiencia he de reconocer lamentablemente que los mejores masajes que he recibido no han sido realizados por fisioterapeutas.

Si has leído hasta aquí sería un placer leer tu opción tanto si eres fisioterapeuta como si eres usuario de nuestros servicios.

 

Raúl García Zapater. Fisioterapeuta

¿NECESITO PLANTILLAS?

Hoy en día, mucha gente conoce la existencia de las plantillas, un tratamiento realizado por podólogos para conseguir corregir, compensar o paliar alguna patología o dolencia en los pies.

Cada vez sois más los que me preguntáis si considero que os harían falta o no. Así que aquí os dejo algunas pautas generales para que os podáis orientar y si os veis reflejados en alguna podáis valorar la posibilidad de acudir al profesional adecuado, en este caso a un podólogo.

  • El primer indicio sería el dolor, siempre que exista dolor de cualquier tipo en el pie es conveniente valorar esta posibilidad. También cuando hay dolor en rodilla o cadera, ya que pueden venir de una patología en la pisada.

 

  • Cuando observamos la formación de alguna dureza en una zona en concreto, sobre todo cuando se trata de “clavos”. Hay que tener un cuidado especial en personas diabéticas, en cuyo caso las durezas pueden llevar a ulceraciones que aunque suelen ir acompañados de dolor no tiene por qué ser así siempre.

 

  • Cuando tenemos alguna deformación en el pie, como es el caso del “juanete”. Existen muchas otras deformaciones igualmente visibles a primera vista, y por tanto detectables, aunque no tan comunes.

 

  • También cuando observamos demasiado puente o cuando apenas podemos observarlo.

 

  • Cuando hemos tenido alguna lesión recidivante, por ejemplo, una tendinitis o fascitis.

 

  • En casos de dismetría (diferencia de longitud entre una pierna y otra), inestabilidad de tobillo (doblones frecuentes), espolones…

Las plantillas ayudarán a eliminar el dolor o reducirlo, a descargar alguna zona si es necesario, a evitar que una deformación vaya a más, a dar más estabilidad, a igualar longitudes, y sobre todo a distribuir las presiones de una forma funcionalmente más correcta.

A continuación, y en relación con el tema de las plantillas, os voy a presentar una secuencia de imágenes, para que entendáis mejor para que sirven algunas de las cosas que os hago al finalizar la exploración biomecánica, una vez decidimos proceder a la realización de plantillas.

Cómo sabéis, las plantillas están hechas a medida para cada paciente.

Realizo unas pedigrafías al paciente (“huellas” de su planta del pie) (Ilustración 1). Estas me permiten, además de tener visible de forma permanente las zonas de máximo apoyo y demás, poder diseñar el tratamiento adecuado ajustado a cada necesidad.

Regina 123

 

Siempre después de esto hago la toma de moldes (Ilustración 2), suelo utilizar las espumas que aparecen en las fotos para imprimir en ellas la forma exacta del pie de cada paciente.

Los moldes siempre son rellenados con yeso (Ilustraciones 3 y 4) y una vez fraguados (Ilustración 5) se utilizan para poder adaptar los materiales que compondrán la plantilla a la forma que necesitamos.

Regina 4567

De esta manera podemos diseñar y fabricar plantillas específicas y adaptadas a la necesidad y pie de cada uno de nuestros pacientes (Ilustraciones 6 y7).

 

Si a pesar de todo tienes dudas consulta con un podólogo antes de llevar cualquier plantilla

Hongos en las uñas

LLEGA EL VERANO, DESTAPAMOS LOS PIES Y….MUCHAS VECES NOS ENCONTRAMOS SORPRESAS EN ELLOS. ¡¡SI TE OCURRE ESTO ACUDE AL PODÓLOGO!!

hongo uñas

 

Los hongos en las uñas de los pies muchas veces no obtienen la importancia necesaria. Esto se debe, principalmente, a que no producen dolor. Puede debilitar la uña y llegar a dar molestias, pero el hongo en sí no produce dolor.

Aun así, muchas veces pasan desapercibidos durante el invierno, pero cuando llega el verano y destapamos los pies es inevitable no verlos y no sabemos qué hacer para esconderlos.

Es muy importante acudir al podólogo cuando se detectan, puesto que si aplicamos un tratamiento incorrecto podríamos estar creando resistencias a la infección, lo que llevaría a dificultar muchísimo la curación de los hongos. Además, tiene una función primordial el podólogo en estos casos, puesto que es muy difícil curar los hongos únicamente aplicando un producto. Es imprescindible que el profesional sanitario vaya retirando cada mes (aproximadamente) la mayor parte de la uña infectada posible. Con esta maniobra y la aplicación del medicamento oportuno en cada caso conseguiremos que la uña pueda ir creciendo sana y acabe desapareciendo el hongo.

Tampoco hemos de olvidar que no todas las alteraciones en las uñas son hongos. Existen otros tipos de alteraciones que también afectan a las uñas de los pies, por lo que no necesariamente siempre se tratará de hongos. Esto nos hace darnos cuenta de que para poder obtener un buen diagnóstico y realizar un correcto tratamiento es necesario visitar al podólogo.

Por otra parte, debemos de saber que el contagio de los hongos se produce únicamente por contacto y su forma de prevención más eficaz e importante, es la utilización de chanclas en duchas y lugares públicos, así como el buen secado de los pies después cada ducha, ya que la humedad facilita la aparición de los hongos.