EVITA LAS UÑAS ENCARNADAS

La importancia del corte adecuado de las uñas de los pies

Muchas veces acuden a consulta pacientes que refieren un dolor exagerado en los extremos de las uñas de los pies, producido por un corte inadecuado de éstas.

Las uñas encarnadas u onicocriptosis se producen en muchas ocasiones por este motivo. Si existe una buena concienciación de cómo se debe de realizar un corte adecuado, se evitarían gran cantidad de estos casos, a menudo muy dolorosos para el paciente, llegando incluso a incapacitar su actividad cotidiana.

Esta situación se agrava aún más si la persona es diabética, o presenta cualquier otro tipo de enfermedad neurodegenerativa, ya que al no sentir el dolor causado por la uña clavándose la lesión puede ser terrible.

Lo ideal es utilizar alicates para conseguir un mejor corte de uñas, sobretodo en el caso de tener las uñas engrosadas o duras. El cortaúñas dificulta más la tarea debido a su forma redondeada que hace que sea más sencillo cometer el error de meterse demasiado en los bordes.

La clave es cortar las uñas siguiendo su forma natural. Esto quiere decir que no tiene por qué ser un corte totalmente recto, si no que debe adaptarse a la morfología propia de la uña de cada persona.

uñas

Es beneficioso también mantener bien hidratada la piel, esto se puede conseguir con el uso de cremas hidratantes a diario, siendo recomendable que contengan urea en su composición.

Para concluir, quiero dejar claro que no siempre se producen las uñas encarnadas por un mal corte. Otra causa muy habitual que produce este mal es la propia forma de la uña. Es decir, hay uñas que, por su forma, sin haber sido mal cortadas previamente, se comprimen contra los bordes de la piel y producen la patología.

uña doblada

 

En estos casos, se debe evitar cortarse las uñas uno mismo y acudir a un podólogo para que pueda realizar el tratamiento adecuado.

 

Regina Beltrán. Podolóloga

¿EL MASAJE ESTÁ EN DESUSO?

Me he animado a escribir este artículo debido al trato despectivo que últimamente he visto por parte de los fisioterapeutas hacia una técnica ancestral de la cual soy un verdadero admirador.

Se trata de algo tan conocido como el masaje. Una técnica milenaria que últimamente veo menospreciada por aquellos que deberían respetarla y dominarla. Y sí, el masaje es una técnica manual que desde la madre que pone crema a su bebé, la pareja que juega con su amante o el anciano que se frota las doloridas articulaciones todo el mundo usa.

Intentando imaginar el motivo del menosprecio se me ocurre en primer lugar que es una técnica pesada físicamente y que puede resultar agotadora. Usar una técnica adecuada te puede permitir dar masaje durante muchas horas y ahí reside el problema. En las universidades el masaje se enseña de manera muy superficial. Fuera de la universidad ahora resulta más rentable cualquier otro curso. Hace mucho que no veo ofertado un curso de masaje para fisioterapeutas.

En segundo lugar imagino que para muchos fisioterapeutas puede resultar una técnica pobre incapaz de abarcar todas las patologías que tratamos. Desde luego el masaje no soluciona todos los problemas pero ahí reside la habilidad de cada profesional para combinar todos sus conocimientos y alcanzar su fin. Para ello el masaje es una poderosa herramienta que puede convertirse perfectamente en la técnica principal de muchísimos tratamientos.

Massage

Decidí estudiar fisioterapia por mi pasión por el masaje y por ello igual me cuesta encontrarle matices negativos. Por eso os animo a que deis vuestra opinión. Debo matizar que al referirme al masaje quiero decir un masaje profundo, terapéutico, con el ritmo y la presión adecuada, un masaje que no solo trata sino que sirve para diagnosticar, un masaje que además de activar la circulación, descontractura y todo ello en el orden, la velocidad, el lugar y el ambiente adecuado.

La realidad es que los pacientes lo demandan y se quejan de no recibirlo con la calidad que esperan en muchas clínicas y por mi propia experiencia he de reconocer lamentablemente que los mejores masajes que he recibido no han sido realizados por fisioterapeutas.

Si has leído hasta aquí sería un placer leer tu opción tanto si eres fisioterapeuta como si eres usuario de nuestros servicios.

 

Raúl García Zapater. Fisioterapeuta

LA INCONTINENCIA URINARIA NO ES NORMAL

LA INCONTINENCIA URINARIA NO ES NORMAL

Entre los muchos anuncios que a diario veo hay dos que nunca he entendido y que incluso llegan a molestarme: los anuncios de compresas para la menstruación y los anuncios de compresas para la incontinencia, o “pérdidas leves de orina”, como las llaman. En el primer caso, a veces no hay quién los entienda y presenta los días de regla como si fuera una fiesta, cuando todas sabemos que da igual la compresa que utilices o el tampón, de la marca que sea, esos días son un asco. En el segundo caso, presentan las pérdidas de orina como si fuera algo normal, y cuya solución es una compresa y… lista, ya puedes ir al cine, hacer deporte o de compras con las amigas, todo solucionado. Nada más lejos de la realidad.

22497680-B899-4F34-A9A2-17AC2DDBF1A3

Si observamos bien los anuncios de compresas (sean para el uso que sea) todos hacen hincapié en tres cosas:

• Las compresas son muy finas, para que no se noten.
• A pesar de ser tan finas absorben mucho
• Bloquean el olor, ya que la orina huele.
Esto se debe a que estas tres cosas son muy importantes para las mujeres: que no se note que la llevas, que no traspase y por supuesto, que no huela. Esto ultimo muy importante en el caso de la pérdida de orina, ya que el pis huele.

Otra cosa que podemos analizar es la evolución de los anuncios: viendo un anuncio del año 2006 para las “pérdidas leves de orina”, vemos a una señora madura comiendo con unas amigas hablando de lo segura y protegida que se siente desde que usa las compresas. En el anuncio de este año 2017 vemos a un grupo de amigas jóvenes que va hacer deporte y que le explican a una de ellas los beneficios de usar las compresas para la pérdida de orina durante la actividad deportiva y que además le permite llevar sus mallas de deporte, mucho más bonitas.

De todo ello podemos sacar la conclusión de que la incontinencia urinaria, que hace unos años se consideraba cosa de mujeres maduras, ya menopáusicas, hoy en día se da por sentado que puede afectar en cualquier franja de edad, tanto en mujeres que han sido madres como en aquellas que hacen deporte, porque el problema no es la edad, si no el estado del suelo pélvico.

Si te metes en las paginas webs de estas marcas hay mucha información sobre la incontinencia urinaria, sobre ejercicios para el suelo pélvico, sobre consejos de cómo actuar o a donde debes ir, cosa que les agradezco, es todo un detalle.

080989F0-17D9-4E5C-91D7-99C4BCF0687F

Menos mal que los tiempos avanzan y que ya somos muchas las profesionales, sobre todo fisioterapeutas, que nos hemos especializado en suelo pélvico, y que desde las redes sociales, en nuestras clases de pilates o en consulta, intentamos concienciar a todas las mujeres, sean de la edad que sea, que las pérdidas de orina (sobre todo si son leves) se pueden curar, es decir, podemos recuperar la capacidad de reír, estornudar, saltar, correr o lo que sea, sin tener que “mearnos” encima, y perdonen que sea tan directa, pero así es, no se debe normalizar la pérdida de orina, fruto de los años, de los partos o de lo que sea. Y nos respaldan los estudios realizados por fisioterapeutas de gran renombre mundial como Kari Bo, que ha demostrado científicamente que el entrenamiento muscular del suelo pélvico puede acabar con la incontinencia urinaria. El suelo pélvico es un conjunto de músculos que también se pueden trabajar y entrenar como cualquier otro grupo muscular de nuestro cuerpo.

Muchas veces esas pérdidas de orina (leves o no leves) llevan asociadas otros síntomas: anorgasmia (falta de sensación orgásmica o muy poca sensación), dispaurenias (dolor en las relaciones sexuales), un prolapso (el descenso de un órgano pélvico, como la vejiga por la vagina). Todos estos síntomas afectan a la calidad de vida de la mujer y no se solucionan con una compresa.

El mensaje que quiero transmitir a todas las mujeres, es que las pérdidas de orina no son normales, que si ocurren es por alguna causa y no hay que conformarse con utilizar únicamente una compresa. El camino correcto es acudir al especialista, empezando por urólogos y ginecólogos, para descartar una patología grave y averiguar bien el motivo y después aplicar el tratamiento más adecuado, y ahí es donde los fisioterapeutas podemos ayudar, con una batería grande de herramientas con las que contamos: enseñar a trabajar la musculatura, electroestimulación, hipopresivos… y muchas otras cosas. Los fisioterapeutas especializados en suelo pélvico, trabajamos aplicando tratamientos y previniendo también. Igual que vamos al ginecólogo deberíamos valorar el estado de nuestro suelo pélvico, para saber cómo trabajarlo bien para prevenir en un futuro posibles problemas.

 

Zara Ramírez. Fisioterapeuta.

¿NECESITO PLANTILLAS?

Hoy en día, mucha gente conoce la existencia de las plantillas, un tratamiento realizado por podólogos para conseguir corregir, compensar o paliar alguna patología o dolencia en los pies.

Cada vez sois más los que me preguntáis si considero que os harían falta o no. Así que aquí os dejo algunas pautas generales para que os podáis orientar y si os veis reflejados en alguna podáis valorar la posibilidad de acudir al profesional adecuado, en este caso a un podólogo.

  • El primer indicio sería el dolor, siempre que exista dolor de cualquier tipo en el pie es conveniente valorar esta posibilidad. También cuando hay dolor en rodilla o cadera, ya que pueden venir de una patología en la pisada.

 

  • Cuando observamos la formación de alguna dureza en una zona en concreto, sobre todo cuando se trata de “clavos”. Hay que tener un cuidado especial en personas diabéticas, en cuyo caso las durezas pueden llevar a ulceraciones que aunque suelen ir acompañados de dolor no tiene por qué ser así siempre.

 

  • Cuando tenemos alguna deformación en el pie, como es el caso del “juanete”. Existen muchas otras deformaciones igualmente visibles a primera vista, y por tanto detectables, aunque no tan comunes.

 

  • También cuando observamos demasiado puente o cuando apenas podemos observarlo.

 

  • Cuando hemos tenido alguna lesión recidivante, por ejemplo, una tendinitis o fascitis.

 

  • En casos de dismetría (diferencia de longitud entre una pierna y otra), inestabilidad de tobillo (doblones frecuentes), espolones…

Las plantillas ayudarán a eliminar el dolor o reducirlo, a descargar alguna zona si es necesario, a evitar que una deformación vaya a más, a dar más estabilidad, a igualar longitudes, y sobre todo a distribuir las presiones de una forma funcionalmente más correcta.

A continuación, y en relación con el tema de las plantillas, os voy a presentar una secuencia de imágenes, para que entendáis mejor para que sirven algunas de las cosas que os hago al finalizar la exploración biomecánica, una vez decidimos proceder a la realización de plantillas.

Cómo sabéis, las plantillas están hechas a medida para cada paciente.

Realizo unas pedigrafías al paciente (“huellas” de su planta del pie) (Ilustración 1). Estas me permiten, además de tener visible de forma permanente las zonas de máximo apoyo y demás, poder diseñar el tratamiento adecuado ajustado a cada necesidad.

Regina 123

 

Siempre después de esto hago la toma de moldes (Ilustración 2), suelo utilizar las espumas que aparecen en las fotos para imprimir en ellas la forma exacta del pie de cada paciente.

Los moldes siempre son rellenados con yeso (Ilustraciones 3 y 4) y una vez fraguados (Ilustración 5) se utilizan para poder adaptar los materiales que compondrán la plantilla a la forma que necesitamos.

Regina 4567

De esta manera podemos diseñar y fabricar plantillas específicas y adaptadas a la necesidad y pie de cada uno de nuestros pacientes (Ilustraciones 6 y7).

 

Si a pesar de todo tienes dudas consulta con un podólogo antes de llevar cualquier plantilla

RECUPERACIÓN POSTPARTO: ¿ABDOMINALES SÍ O NO?

 

RECUPERACIÓN POSTPARTO: ABDOMINALES SI O NO

Después del parto suceden muchas cosas y una de ellas es que te llevas un susto cuando te miras el abdomen. “¿Como puede ser que el bebé este fuera y yo tenga todavía esta barriga?” Te angustias preguntándote si volverá de nuevo a su sitio. Pero tranquila, hay vida después del parto, tu abdominen volverá de nuevo a su sitio, solo hay que darle tiempo y hacer las cosas bien.

Esta hinchazón del abdomen se debe principalmente a dos causas: el crecimiento uterino (el útero aumenta hasta 20 veces su peso y 1000 veces su capacidad inicial) y la diástasis abdominal (la separación de los músculos abdominales por la línea alba). El útero debe volver a su lugar y a su tamaño y los rectos abdominales deben juntarse de nuevo.

El postparto inmediato dura unas 6 semanas y 8 en el caso de cesárea, es el tiempo aproximado que necesita el cuerpo de la mujer para ir poco a poco volviendo al estado previo al embarazo. No es recomendable que durante ese tiempo forcemos nuestro cuerpo, el útero poco a poco irá recuperando su forma y su posición. Sin embargo es el momento ideal para trabajar nuestro suelo pélvico y que de ese modo realice de nuevo una de sus funciones principales, sostener los órganos pélvicos.

brunette woman doing a sit up

Los músculos abdominales hay que comenzar a trabajarlos a partir de ese postparto inmediato pero debemos tomar precauciones pues no todos los ejercicios abdominales son seguros. Los ejercicios en el postparto deben ayudarnos a cerrar la diástasis abdominal y recuperar la faja abdominal, todo ello respetando el suelo pélvico, sin provocar empujes que lo debiliten o puedan provocar el descenso de algún órgano (prolapsos). Los ejercicios abdominales clásicos, tipo “crunch”,no cumplen con ninguno de estos requisitos.

Los estudios lo han demostrado, los abdominales tradicionales en los que se sube la cabeza hacia el abdomen separan más la línea alba y empujan el suelo pélvico. Son abdominales hiperpresivos que ejercen una gran presión sobre los músculos pélvicos, una musculatura que en un postparto esta débil. Sin embargo los abdominales hipopresivos, trabajan el abdomen sin ejercer ningún daño sobre el suelo pélvico y además contribuyen a que se eleve y fortalezca, trabajando de forma directa e indirecta.

Es una técnica basada en la respiración y el control postural, donde el abdomen trabaja a muy baja presión y sin empujes. Elevamos la parrilla costal y con ayuda del diafragma trabajamos el abdomen sin presiones peligrosas para el suelo pélvico ayudando a su vez a mejorar nuestra postura.

IMG_0042

Personalmente utilizo esta técnica tanto en mis clases colectivas de recuperación postparto como en mis tratamientos en consulta ya sea para tratar las incontinencias como los prolapsos (descenso de un órgano por la cavidad vaginal) con muy buenos resultados.

Cuando “mis mamis” me preguntan por el postparto, siempre intento que entiendan que todo volverá a su lugar, con paciencia y con cariño y sobre todo con esfuerzo, pero que es importante hacer las cosas de la forma adecuada. Es muy importante valorar el cuerpo de la mujer, comprobar su diástasis abdominal y el estado de su suelo pélvico. Y tras este análisis acudir a los profesionales adecuados para lograr la total recuperación sin correr riesgos para la salud.

EN EL POSTPARTO ABDOMINALES SÍ, PERO HIPOPRESIVOS.

 

Zara Ramírez. Fisioterapeuta

 

LA RESPONSABILIDAD DE LOS PACIENTES

Hace muchos años, cuando estaba en la universidad, recuerdo a uno de los profesores hablando sobre el término “paciente”. Este profesor dijo que estaba en nuestra mano cambiar ese concepto y empezar a utilizar las palabras cliente o usuario, ya que llamarlos pacientes los excluía del tratamiento. Se da a entender que deben ser sujetos pasivos del tratamiento y apelar a la paciencia para que dicho tratamiento haga efecto. En aquel momento y sin haber tratado a ningún cliente todavía no tuvo para mi mucho sentido aquella charla.

Ahora que llevo miles de tratamientos realizados entiendo perfectamente las palabras de aquel profesor y por mucho que intentemos involucrar a los clientes en nuestros tratamientos en ocasiones resulta imposible. Durante muchísimos años la medicina pauta a los enfermos fármacos que los excluyen del tratamiento y que únicamente los responsabiliza de tomárselos con la frecuencia y cantidad adecuada. Los fisioterapeutas hemos heredado esa tendencia en nuestros clientes y son muchos los que únicamente quieren tumbarse en la camilla y ceder toda la responsabilidad al terapeuta.

Cuando un cliente llega a mi consulta y me cuenta sus dolencias, trato de emitir un diagnóstico e inmediatamente después con la ayuda del implicado buscamos las causas o el origen de las mismas. Un accidente fortuito, malas posturas, gestos deportivos u otras muchas causas pueden estar implicadas en sus lesiones y por lo tanto aunque realicemos el tratamiento perfecto y eliminemos todo rastro de lesión el cliente debe asumir la responsabilidad de actuar frente a las causas para evitar la recidiva o la aparición de nuevas lesiones y es aquí­ donde muchas veces nos encontramos con el problema.

Gordo-viendo-television pensando

“Me siento fatal en la silla del trabajo pero para eso vengo, tú arréglame”, “¿Tengo que parar? No, quítame la contractura que el domingo tengo que jugar”, “Ya se que me sobran muchos quilos pero como vengo aquí­ y me dejas como nuevo…” Esto es un ejemplo de lo que escuchamos todas las semanas en la consulta y podría poner muchos más pero cuando hablamos de las pautas domiciliarias ocurre parecido: “No me mandes ejercicios que no los voy a hacer”, “Dime lo que quieras pero no puedo adelgazar”, “Yo si quieres vengo más veces pero no voy a parar de hacer deporte”

Todo es una cuestión de responsabilidad. Las personas deben participar activamente en los tratamientos y no únicamente ser sujetos pasivos de los mismos y nuestra labor como terapeutas es guiarlos para que ello ocurra. Los sanitarios en general debemos utilizar todos nuestros conocimientos para conducir a los clientes hacia una vida más saludable y junto con ellos responsabilizarnos en el proceso.

Obviamente no todas las personas son iguales y los hay muy responsables. Realizan los ejercicios pautados, corrigen sus posturas, mejoran su alimentación y hacen caso a nuestras recomendaciones. Y os aseguro que esos clientes visitan con mucha menos frecuencia las consultas sanitarias.

Debemos dejar de ser “pacientes”

 

Raúl García Zapater. Fisioterapeuta

Dolor de Espalda

espada

Vivimos en una sociedad en la que el dolor de espalda es un síntoma bastante frecuente en las personas. Todo adulto ha  sufrido algún episodio de dolor agudo o sufre la cronicidad de alguna zona de la espalda. Trabajo, malos hábitos posturales o vicios de la vida diaria son algunas de las causas que pueden provocar de este mal que tanto afecta a la gente.

La espalda se divide 3 regiones en función de la zona de la columna vertebral a la que se encuentre próxima. Así pues están la zona cervical, la zona dorsal y la zona lumbar. Hay que destacar que los dolores en las distintas zonas pueden estar interrelacionados o relacionados con otras partes como pueden ser brazos (para cervicales sobretodo) o pelvis y piernas (para lumbares especialmente).

dolor, espalda, lumbar, dorsal, cervical

Factores de riesgo:

  • Edad: Cuanto más envejecemos más probable es que tengamos alguna zona de la espalda dolorida.
  • Trabajo: Trabajos que exigen estar mucho tiempo sentado o de pie, donde se levanten pesos, etc. también son un factor de riesgo importante.
  • Sedentarismo: Realizar poco ejercicio físico, hace que la musculatura se debilite y se generen molestias dorsales.
  • Peso: El tener un peso superior al que deberíamos hace que nuestros cuerpo soporte más peso y por lo tanto que nuestra columna no pueda aguantarlo y acabe lesionando tejido blando (músculos).
  • Malos hábitos posturales: Malas posiciones cuando descansamos, en el ordenador o en la tele entre otras muchas también ayudan poco a nuestra espalda.
  • Drogas/alcohol: Algunas drogas como el tabaco o el alcohol podrían hacer que el disco intervertebral no recibiera suficientes nutrientes para hidratarse y por tanto estar en mejor estado.
  • Enfermedades: algunas enfermedades favorecen el dolor de espalda.

Causas:

Las causas del dolor de espalda son variadas; pueden ser como hemos señalado anteriormente por enfermedades (fibromialgia, cáncer, escoliosis, infecciones, espondilolistesis, artritis, etc.), por embarazo en la mujer.

Principalmente pueden deberse a problemas del disco intervertebral (como en caso de hernias, o protusiones) o de la musculatura (acortamientos, sobrecargas, contracturas, etc.)

¿Cómo prevenir los problemas de espalda?

Hay 4 puntos básicos para evitar que aparezcan los problemas de espalda:

  • Realizar actividad física moderada: Como hemos dicho anteriormente, el ejercicio es beneficioso, una espalda fuerte será una espalda sana. De la misma manera los estiramientos deben ser un complemento a este ejercicio.
  • Corregir la postura: Hay que ser consciente cuando nos tumbemos, usemos el móvil, trabajemos, etc. que la espalda ha de estar en su posición más natural posible, respetando sus curvaturas y no exagerándolas.
  • Evitar levantar grandes pesos: Cuando se levanten pesos hay que saber cómo hacerlo; la espalda debe permanecer recta y se deben flexionar las piernas. Un abdomen apretado y el pecho hacia fuera (sin exagerar) favorecerán la posición correcta de la espalda.
  • Dieta: Una buena dieta evita que engordemos y por lo tanto que nuestro cuerpo no tenga que soportar tanta carga.
  • Acudir al fisioterapeuta regularmente también previene que aparezcan posibles lesiones y sin duda las alivia.

En Zensya queremos ayudar a que no tengáis estos problemas de espalda, no obstante si hemos llegado tarde y ya los tienes, pásate a vernos e intentaremos ayudarte en la parte de la actividad física, de la nutrición o realizando sesiones de fisioterapia en función de cual sea tu caso.

Esperamos que os haya gustado este artículo, un saludo y nos vemos en nuestro próximo post.

FISIOTERAPIA Y CICATRICES

cicatriz

A menudo, observamos que en la naturaleza hay muchos animales y plantas que tienen la capacidad de regenerarse. Una estrella de mar, un lagarto… pierde un trozo y se regenera totalmente. El brazo o la cola nuevos son exactamente iguales al anterior. Esta capacidad no la tenemos los seres humanos por ahora. Podemos reparar las cosas, pero no regenerarlas. Las cicatrices son un claro ejemplo de lo que hablamos; después de una intervención de rodilla, una cesárea o quemadura, podemos reparar la estructura, el tejido dañado, pero no regenerarlo y el resultado suele generar una cicatriz. Esta cicatriz, desde la fisioterapia, hay que tratarla, trabajarla para que no sea un impedimento en la recuperación del paciente. La cicatriz produce una retracción del tejido, lo que puede generar una contractura y como resultado tenemos una limitación del movimiento. Para que nos entendamos, las fibras internas del tejido, se vuelven cuerdas tensas como bridas, que se aprietan mucho y no permiten el movimiento correcto.

El tratamiento de una cicatriz incluye muchos factores:

    • Curas de enfermería para que no se infecte y cierre correctamente.
    • No exponerla a la luz solar, sobre todo al principio. Es muy recomendable utilizar protectores con pantalla total.
    • Mantenerla hidratada: uso de aceites como el de Rosa Mosqueta, son importantes para prevenir una mala cicatrización.
    • Masaje de cicatriz: se debe realizar cuando la cicatriz ya está cerrada y la inflamación inicial comienza a remitir.El objetivo es movilizar los distintos planos de tejido. Romper las bridas que se han formado y las posibles adherencias para darle movilidad al tejido. Muy importante, es que se respeten los tiempos y que la intensidad sea la adecuada, para evitar un efecto rebote. Nunca se aplicará un masaje en una herida abierta o infectada.
    • Estiramientos de la piel: se combinan con el masaje y deben ser suaves para evitar que el tejido se rompa.
    • Siliconas: aplicadas mediante geles de silicona o tiras de silicona. El principal beneficio es la hidratación; la silicona impide que se evapore el agua y ayuda a mantener la zona hidratada para permitir una mejora de la cicatrización. La presión aplicada con la tira de silicona (taping) actúa sobre la fibra de colágeno y le ayuda a recuperar su elasticidad.

cicatrices, cicatriz, fisioterapia, tratamiento

La Fisioterapia trata las cicatrices con:

  • Masaje de la cicatriz: que se encarga de soltar todas esas cuerdas internas que impiden el movimiento, es decir, desbridar. Trabajamos el tejido de la cicatriz, liberando las fibras. Como muchas técnicas, el masaje debe ser aplicado por manos expertas, porque también tiene sus contraindicaciones.
  • Los estiramientos: realizados de forma suave, para evitar retracciones articulares o del tejido, que después limite el movimiento.
  • Férulas: son dispositivos que se colocan en una parte específica del cuerpo: tobillo, codo, dedos, etc. para mantener el rango de movimiento articular que se aconseja. En el caso de las cicatrices, la fisioterapia las usa para evitar que la articulación tratada pierda movilidad, debido a la cicatriz.
  • Tiras de silicona

Después de una cesárea, hay que tratar la cicatriz porque puede ocasionar dolor lumbar, tirantez abdominal. Si hay una intervención de rodilla, una cicatriz excesivamente tirante, puede hacer que la rodilla no se pueda extender totalmente o flexionar. Estos son solo un par de ejemplos, pero hay muchos más.

Recuerda que si tienes una cicatriz, que te molesta: te pica, está más gruesa, sientes que el tejido tira o que al extender el brazo, la pierna, el dedo, etc. te da un tirón la zona, no dejes de consultar con tu fisioterapeuta en Zensya. Te sorprenderá lo mucho que se puede hacer.

Un saludo y nos vemos en nuestro próximo artículo.

Hago deporte ¿Porqué acudir al fisioterapeuta?

masaje-deportivo-pre-competicion-2

Hoy en día vivimos en una sociedad en la que afortunadamente la gente dispone de tiempo libre para hacer deporte y actividad física; se copian los entrenamientos de los deportistas de élite, se utilizan las misma prendas e incluso se realizan los mismos esfuerzos físicos semanales que ellos…Todo ello sin acudir (en la gran mayoria de los casos) al fisioterapeuta.

No hay que olvidar que el deportista de élite acude mínimo una vez a la semana al fisio para recibir tratamiento o masajes descontracturantes que le ayuden a soportar mejor el ritmo de competición.

El deportista amateur, que se somete muchas veces a cargas similares de entrenamiento, va al fisio cuando su cuerpo dice basta, es decir cuando se acaba lesionando. Si bien está calando hondo (y es una suerte) la cultura del deporte y de la actividad física, no lo esta haciendo de la misma manera (aunque si que es cierto que cada día hay más conciencia de ello) la parte de la prevención de lesiones.

Se sigue dejando todo el trabajo preventivo a la suerte del “buen calentamiento” (que muchas veces no es tan bueno y que por supuesto es muy importante) y a unos estiramientos hechos de manera rápida al final porque “hay que apurar el entrenamiento”…

Parte de este trabajo preventivo debería ser también acudir regularmente al fisioterapeuta pero ¿porqué debería acudir el deportista de “a pie” al fisioterapeuta?

  • Para preparar la musculatura al desgaste competitivo.
  • Ayuda a oxigenar los músculos.
  • Disminuye la fatiga muscular.
  • Disminuye el riesgo de lesiones.
  • Mejora la elasticidad muscular.
  • Ayuda a aumentar la carga progresiva de trabajo gracias a la descarga y recuperación muscular.
  • Genera un beneficio psicológico en el deportista para afrontar nuevos retos personales.
  • Como tratamiento de lesiones.

masaje, deporte, fisioterapeuta, deportista, amateur, prevecion, deportivo

La última pregunta del millón que vamos a realizar es ¿cuando debería acudir el deportista amateur al fisioterapeuta?

El deportista de ocio debe visitar también al fisioterapeuta, una vez al mes o dos (en función de la intensidad de sus entrenamientos y competiciones), para obtener los beneficios citados anteriormente y contribuir a una mejor prevención de las lesiones.

También tendría que ir como es lógico en periodos de baja deportiva, o dicho de otra manera cuando esté lesionado.

Los momentos para acudir al fisioterapeuta son antes, durante y después de la competición y en función de estos periodos realizaremos un tipo u otro de masaje/tratamiento (activación, descarga, etc.) en función de los objetivos que se busquen.

Con todo esto esperamos concienciar a todos los deportistas para que usen todos los medios que tienen a su disposición para no sólo evitar lesiones, sino optimizar sus resultados y entrenamientos y alargar su periodo deportivo activo.

Un saludo a todos y recordar que en Zensya queremos contribuir a vuestro desarrollo deportivo y a colaborar en la prevención de vuestras lesiones.

FLEXIÓN ALTERNA DE CADERAS

Seguimos con los ejercicios para tratar y prevenir la lumbalgía (dolor lumbar)

Este es un ejercicio muy básico basado en los ejercicios de Williams. es accesible a todo el mundo y trabaja de una manera suave los abdominales y el psoas a la vez que se estira la zona lumbar.

Se trata de coordinar tres elementos para sacarle el mayor partido. Exhalación, flexión de cadera, contracción del transverso abdominal.

En el momento de soltar el aire debemos llevar una rodilla al pecho mientra metemos el ombligo (contracción del transverso abdominal) Aunque al principio pueda parecer difícil la coordinación de los 3 elementos una vez realizadas varias repeticiones el ejercicio se automatiza.

Lo ideal es realizarlo después del ejercicio “Retroversión pélvica” que aparece también en el blog y en el canal de youtube.

A trabajar!!!

Flexión alterna de caderas

Flexión alterna de caderas – picha aqui –

 

Raúl García Zapater. Fisioterapeuta e instructor de pilates