¿NECESITO PLANTILLAS?

Hoy en día, mucha gente conoce la existencia de las plantillas, un tratamiento realizado por podólogos para conseguir corregir, compensar o paliar alguna patología o dolencia en los pies.

Cada vez sois más los que me preguntáis si considero que os harían falta o no. Así que aquí os dejo algunas pautas generales para que os podáis orientar y si os veis reflejados en alguna podáis valorar la posibilidad de acudir al profesional adecuado, en este caso a un podólogo.

  • El primer indicio sería el dolor, siempre que exista dolor de cualquier tipo en el pie es conveniente valorar esta posibilidad. También cuando hay dolor en rodilla o cadera, ya que pueden venir de una patología en la pisada.
  • Cuando observamos la formación de alguna dureza en una zona en concreto, sobre todo cuando se trata de «clavos». Hay que tener un cuidado especial en personas diabéticas, en cuyo caso las durezas pueden llevar a ulceraciones que aunque suelen ir acompañados de dolor no tiene por qué ser así siempre.
  • Cuando tenemos alguna deformación en el pie, como es el caso del “juanete”. Existen muchas otras deformaciones igualmente visibles a primera vista, y por tanto detectables, aunque no tan comunes.
  • También cuando observamos demasiado puente o cuando apenas podemos observarlo.
  • Cuando hemos tenido alguna lesión recidivante, por ejemplo, una tendinitis o fascitis.
  • En casos de dismetría (diferencia de longitud entre una pierna y otra), inestabilidad de tobillo (doblones frecuentes), espolones…

Las plantillas ayudarán a eliminar el dolor o reducirlo, a descargar alguna zona si es necesario, a evitar que una deformación vaya a más, a dar más estabilidad, a igualar longitudes, y sobre todo a distribuir las presiones de una forma funcionalmente más correcta.

A continuación, y en relación con el tema de las plantillas, os voy a presentar una secuencia de imágenes, para que entendáis mejor para que sirven algunas de las cosas que os hago al finalizar la exploración biomecánica, una vez decidimos proceder a la realización de plantillas.

Cómo sabéis, las plantillas están hechas a medida para cada paciente.

Realizo unas pedigrafías al paciente («huellas» de su planta del pie) (Ilustración 1). Estas me permiten, además de tener visible de forma permanente las zonas de máximo apoyo y demás, poder diseñar el tratamiento adecuado ajustado a cada necesidad.

Regina 123

Siempre después de esto hago la toma de moldes (Ilustración 2), suelo utilizar las espumas que aparecen en las fotos para imprimir en ellas la forma exacta del pie de cada paciente.

Los moldes siempre son rellenados con yeso (Ilustraciones 3 y 4) y una vez fraguados (Ilustración 5) se utilizan para poder adaptar los materiales que compondrán la plantilla a la forma que necesitamos.

Regina 4567

De esta manera podemos diseñar y fabricar plantillas específicas y adaptadas a la necesidad y pie de cada uno de nuestros pacientes (Ilustraciones 6 y 7).

Si a pesar de todo tienes dudas consulta con un podólogo antes de llevar cualquier plantilla.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos: 960 152 283