PARESTESIAS

¿SUFRES ADORMECIMIENTOS EN BRAZOS, MANOS Y/O DEDOS?

Cada vez con más frecuencia, me encuentro gente con adormecimientos, hormigueos o entumecimiento de manos y/o dedos.  Este tipo de problema supone un síntoma muy común en diversidad de síndromes compresivos y/u otros problemas a lo largo del plexo braquial.

El termino más adecuado para este tipo de síntoma, sería “parestesias” y su origen puede ser desde algo muy sencillo y puntual, como una contractura muscular, que oprime el paso del nervio en su recorrido; como problemas más graves, por ejemplo, un cáncer o un síntoma de una enfermedad de origen central, como la esclerosis múltiple.

POSIBLES CAUSAS:

Desglosando de manera global este problema, podríamos dividir el origen de estas parestesias, en 5 grandes bloques.

  1. Radiculopatías: atrapamiento en las raíces nerviosas, es decir, un problema que nos provoca una compresión a nivel cervical (como una hernia discal).
  2. Neuropatías periféricas, es decir, a lo largo del recorrido nervioso; donde encontramos multitud de causas. Una de las mas frecuentes y de las más abordadas, a través de la fisioterapia, sería la neuropatía periférica de origen mecánico (por ejemplo, atrapamiento en el túnel carpiano).
  3. Parestesias causadas por un punto gatillo en un músculo o un grupo muscular.
  4. Enfermedades en el sistema nervioso central, como la esclerosis múltiple (una de las más conocidas), tumores cerebrales u otros problemas vasculares.
  5. Parestesias secundarias a toxinas y/ o fármacos, como son el caso de las parestesias post- tratamiento de quimioterapia.

¿Qué debemos hacer ante este problema?

Lo primero, es dejar de aparcarlo y acudir a un profesional, que nos pueda orientar sobre cual es la posible causa de nuestro problema y qué tipo de tratamiento es el más adecuado para nosotros. Ya que cuando se producen estos adormecimientos o entumecimientos, son un síntoma claro de que existe un atrapamiento en el nervio y por lo tanto, éste está sufriendo una falta de nutrición, que conlleva a la perdida de su función, ya sea que estoy perdiendo fuerza, que noto adormecimientos (en los brazos, manos y/o dedos) o ambas.

Es muy importante, acudir cuanto antes a un profesional, ya que, si sufrimos estos problemas de manera puntual, con el tiempo se pueden ir cronificando, lo que conlleva a que el nervio cada vez deteriore más y por lo tanto los síntomas aumente en tiempo e intensidad.

¿En qué te puede ayudar un fisioterapeuta?

De manera muy simplificada, los nervios que inervan a los miembros superiores se originan en la medula a nivel cervical (C5-T1). Desde ahí salen de la columna cervical (por el agujero vertebral correspondiente, que comúnmente, supone un sitio de posible compresión) y van emergiendo a lo largo del lateral del cuello, hombro y por el miembro superior.

En todo su recorrido, existen zonas de posible conflicto de espacio, donde el nervio corre riego de quedar atrapado. Algunos ejemplos de estos conflictos serían: los músculos escalenos (en el lateral del cuello), todo el complejo del hombro (como disfunciones en la clavícula o primera costilla, retracciones musculares, alteraciones posturales que conlleven hombros muy adelantados, …), disfunciones en las articulaciones del codo y su musculatura, y/o problemas en muñeca o incluso en sus envolturas fasciales.

Como veis, existen una gran variedad de posibles causas de atrapamiento mecánico de los nervios de los miembros superiores. Por ello, los fisioterapeutas realizamos un diagnostico global para poder encontrar el origen de compresión e intentar liberar dichos puntos de compresión, a través de técnicas de terapia manual que liberen dichos espacios (ya sean musculares, articulares, ligamentosos, fasciales, …), tratamiento neurodinámico (para mejorar las propiedades y por consiguiente la funcionalidad del nervio afectado), así como una reeducación postural global sinérgica al tratamiento pasivo. Al mismo tiempo que desactivar esos puntos gatillos miofasciales, que puedan estar dando un adormecimiento a distancia de los músculos afectados.

Mamen Sobrino. Fisioterapeuta

 

Please follow and like us:
Zensya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *