FISIOTERAPIA Y CICATRICES

A menudo, observamos que en la naturaleza hay muchos animales y plantas que tienen la capacidad de regenerarse. Una estrella de mar, un lagarto… pierde un trozo y se regenera totalmente. El brazo o la cola nuevos son exactamente iguales al anterior. Esta capacidad no la tenemos los seres humanos por ahora. Podemos reparar las cosas, pero no regenerarlas. Las cicatrices son un claro ejemplo de lo que hablamos; después de una intervención de rodilla, una cesárea o quemadura, podemos reparar la estructura, el tejido dañado, pero no regenerarlo y el resultado suele generar una cicatriz. Esta cicatriz, desde la fisioterapia, hay que tratarla, trabajarla para que no sea un impedimento en la recuperación del paciente. La cicatriz produce una retracción del tejido, lo que puede generar una contractura y como resultado tenemos una limitación del movimiento. Para que nos entendamos, las fibras internas del tejido, se vuelven cuerdas tensas como bridas, que se aprietan mucho y no permiten el movimiento correcto.

El tratamiento de una cicatriz incluye muchos factores:

    • Curas de enfermería para que no se infecte y cierre correctamente.
    • No exponerla a la luz solar, sobre todo al principio. Es muy recomendable utilizar protectores con pantalla total.
    • Mantenerla hidratada: uso de aceites como el de Rosa Mosqueta, son importantes para prevenir una mala cicatrización.
    • Masaje de cicatriz: se debe realizar cuando la cicatriz ya está cerrada y la inflamación inicial comienza a remitir.El objetivo es movilizar los distintos planos de tejido. Romper las bridas que se han formado y las posibles adherencias para darle movilidad al tejido. Muy importante, es que se respeten los tiempos y que la intensidad sea la adecuada, para evitar un efecto rebote. Nunca se aplicará un masaje en una herida abierta o infectada.
    • Estiramientos de la piel: se combinan con el masaje y deben ser suaves para evitar que el tejido se rompa.
    • Siliconas: aplicadas mediante geles de silicona o tiras de silicona. El principal beneficio es la hidratación; la silicona impide que se evapore el agua y ayuda a mantener la zona hidratada para permitir una mejora de la cicatrización. La presión aplicada con la tira de silicona (taping) actúa sobre la fibra de colágeno y le ayuda a recuperar su elasticidad.

cicatrices, cicatriz, fisioterapia, tratamiento

La Fisioterapia trata las cicatrices con:

  • Masaje de la cicatriz: que se encarga de soltar todas esas cuerdas internas que impiden el movimiento, es decir, desbridar. Trabajamos el tejido de la cicatriz, liberando las fibras. Como muchas técnicas, el masaje debe ser aplicado por manos expertas, porque también tiene sus contraindicaciones.
  • Los estiramientos: realizados de forma suave, para evitar retracciones articulares o del tejido, que después limite el movimiento.
  • Férulas: son dispositivos que se colocan en una parte específica del cuerpo: tobillo, codo, dedos, etc. para mantener el rango de movimiento articular que se aconseja. En el caso de las cicatrices, la fisioterapia las usa para evitar que la articulación tratada pierda movilidad, debido a la cicatriz.
  • Tiras de silicona

Después de una cesárea, hay que tratar la cicatriz porque puede ocasionar dolor lumbar, tirantez abdominal. Si hay una intervención de rodilla, una cicatriz excesivamente tirante, puede hacer que la rodilla no se pueda extender totalmente o flexionar. Estos son solo un par de ejemplos, pero hay muchos más.

Recuerda que si tienes una cicatriz, que te molesta: te pica, está más gruesa, sientes que el tejido tira o que al extender el brazo, la pierna, el dedo, etc. te da un tirón la zona, no dejes de consultar con tu fisioterapeuta en Zensya. Te sorprenderá lo mucho que se puede hacer.

Un saludo y nos vemos en nuestro próximo artículo.

Please follow and like us: