Evitar lesiones paseando el perro

Evitar lesiones paseando el perro

Es muy importante seleccionar el collar adecuado de nuestra mascota para evitar lesiones de codo, hombro y muñeca cuando el animal tire de la correa durante el paseo. En los últimos años, ha aumentado el número de animales domésticos en nuestros hogares situándose aproximadamente en el 49% siendo el perro el más presente con diferencia. De modo que, este tipo de lesiones son cada vez más frecuentes en las consultas de fisioterapia.

Lesiones. Paseo con Perro

Las lesiones más frecuentes provocadas por los tirones, sobretodo de los perros más grandes, son las [epicondilalgias [podéis ver también el siguiente artículo sobre ello http://bit.ly/Zensya-Epicondilalgia] (conocidas también como codo de tenista), neuritis del plexo braquial, tendinitis bicipital y los esguinces de muñeca (conocidos como mano abierta). También caben destacar las caídas provocadas por los tirones inesperados.

Cada vez es más frecuente ver a perros paseando no con correa, ni collar, sino con arnés. Esta medida de protección es muy recomendable para los animales, porque sufren menos, pero puede provocar lesiones en sus dueños, ya que hay que hacer un sobreesfuerzo con la articulación del codo porque el sistema de sujeción ofrece un menor control de los movimientos.

Collar Halti

El arnés es muy recomendable pero solo cuando se sepa controlar el ritmo y la dirección del paseo. Si no ocurre de este modo lo ideal es usar el collar Halti, que se coloca en el hocico y por detrás de las orejas. Con este collar al animal no le sirve de nada dar tirones porque cuando tira de la correa, la cabeza se le ladea hacia la dirección contraria de dónde quiere ir.

Lesiones. collar halti

Obviamente lo ideal sería conseguir adiestrar a nuestra mascota para que pasee con la correa floja y no tengamos que soportar sus tirones. Los expertos comentan que para conseguir esto, el animal debe pasear junto al dueño y hay que ordenarle que pare en seco en el momento que tire de la correa incentivando con un premio cuando lo haga bien. Así mismo, también es recomendable que el paseo sea en calma y no excitar al perro con frases entusiastas del tipo “vamos de paseo”.

Si a pesar de las medidas uno no puede evitar acabar con el brazo “cargado” o molesto, es interesante realizar estiramientos al volver a casa y acudir al fisioterapeuta ante los primeros síntomas. También es recomendable cambiar el brazo con el que se agarra la correa e ir alternando.

¡Disfrutad del paseo!

Si os ha gustado esta información, podéis descubrir el resto de artículos sobre fisioterapia en nuestra web o directamente en el siguiente enlace: http://bit.ly/Zensya-Fisioterapia

Raúl García Zapater.

Fisioterapeuta.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos: 960 152 283