LA RESPONSABILIDAD DE LOS PACIENTES

Hace muchos años, cuando estaba en la universidad, recuerdo a uno de los profesores hablando sobre el término “paciente”. Este profesor dijo que estaba en nuestra mano cambiar ese concepto y empezar a utilizar las palabras cliente o usuario, ya que llamarlos pacientes los excluía del tratamiento. Se da a entender que deben ser sujetos pasivos del tratamiento y apelar a la paciencia para que dicho tratamiento haga efecto. En aquel momento y sin haber tratado a ningún cliente todavía no tuvo para mi mucho sentido aquella charla.

Ahora que llevo miles de tratamientos realizados entiendo perfectamente las palabras de aquel profesor y por mucho que intentemos involucrar a los clientes en nuestros tratamientos en ocasiones resulta imposible. Durante muchísimos años la medicina pauta a los enfermos fármacos que los excluyen del tratamiento y que únicamente los responsabiliza de tomárselos con la frecuencia y cantidad adecuada. Los fisioterapeutas hemos heredado esa tendencia en nuestros clientes y son muchos los que únicamente quieren tumbarse en la camilla y ceder toda la responsabilidad al terapeuta.

Cuando un cliente llega a mi consulta y me cuenta sus dolencias, trato de emitir un diagnóstico e inmediatamente después con la ayuda del implicado buscamos las causas o el origen de las mismas. Un accidente fortuito, malas posturas, gestos deportivos u otras muchas causas pueden estar implicadas en sus lesiones y por lo tanto aunque realicemos el tratamiento perfecto y eliminemos todo rastro de lesión el cliente debe asumir la responsabilidad de actuar frente a las causas para evitar la recidiva o la aparición de nuevas lesiones y es aquí­ donde muchas veces nos encontramos con el problema.

Gordo-viendo-television pensando

“Me siento fatal en la silla del trabajo pero para eso vengo, tú arréglame”, “¿Tengo que parar? No, quítame la contractura que el domingo tengo que jugar”, “Ya se que me sobran muchos quilos pero como vengo aquí­ y me dejas como nuevo…” Esto es un ejemplo de lo que escuchamos todas las semanas en la consulta y podría poner muchos más pero cuando hablamos de las pautas domiciliarias ocurre parecido: “No me mandes ejercicios que no los voy a hacer”, “Dime lo que quieras pero no puedo adelgazar”, “Yo si quieres vengo más veces pero no voy a parar de hacer deporte”

Todo es una cuestión de responsabilidad. Las personas deben participar activamente en los tratamientos y no únicamente ser sujetos pasivos de los mismos y nuestra labor como terapeutas es guiarlos para que ello ocurra. Los sanitarios en general debemos utilizar todos nuestros conocimientos para conducir a los clientes hacia una vida más saludable y junto con ellos responsabilizarnos en el proceso.

Obviamente no todas las personas son iguales y los hay muy responsables. Realizan los ejercicios pautados, corrigen sus posturas, mejoran su alimentación y hacen caso a nuestras recomendaciones. Y os aseguro que esos clientes visitan con mucha menos frecuencia las consultas sanitarias.

Debemos dejar de ser “pacientes”.

Raúl García Zapater

Fisioterapeuta

Please follow and like us: