Niños “Hiperregalados”

Niños “Hiperregalados

Adentrándonos en el mes de diciembre, estamos en la cuenta de atrás de las comilonas, reuniones familiares, iluminación en la calle, regalos,… En fin, en esta época en la que a unos tanto gusta y a otros les da más bien alergia, los niños son clave fundamental.

No cabe duda que quienes aportan la magia, la alegría y la ilusión a estos días son los más pequeños de la casa.

Somos nosotros, los que en muchas ocasiones, toda esa magia e ilusión la estropeamos bombardeando a los niños con una cantidad sin fin de regalos. Pasan a convertirse en niños hiperregalados, frustrados y sin ilusión.

niños Navidad

¿Nos estamos pasando con los regalos? ¿Consentimos que se les regale demasiados regalos? ¿Sabemos controlarlo?

Los niños hiperregalados suelen ser niños que reciben una multitud de regalos en un mismo día. Hay tantos focos en los que poner la atención, que esta acaba dispersándose y son incapaces de concentrarse en ninguno. Esto a veces es lo que hace que el niño pierda la ilusión. Es por eso, que al final hace un efecto contrario de lo que se pretende, provocando así la frustración, el enfado y las quejas por parte del pequeño, de tipo: “yo no quería esto”, “esto no lo había pedido”, etc.

¿Somos responsables los padres?

Algunos padres llenan el árbol de regalos queriendo ser cariñosos con ellos, se esfuerzan al máximo por darles todo lo que quizás no tuvieron ellos de pequeños.

Otros lo hacen por compensar a sus hijos el poco tiempo que disponen para pasar con ellos debido a las duras jornadas laborales que tenemos.

También actuamos así condicionados por la presión social, la publicidad, los medios de comunicación y las comparaciones.

Por último, en situaciones en las que los padres están separados, se suele convertir en una lucha sobre quien de los dos progenitores regala más a su hijo.

Consecuencias del niño hiperregalado

Los adultos, a largo plazo, cometemos un grave error regalando todo lo que el niño pide y traerá diversas consecuencias negativas, tanto para el desarrollo del pequeño como para la educación. Algunas de las consecuencias que nos podemos encontrar en los niños son:

  • Caprichosos
  • No valoran las cosas
  • Son consumistas
  • Les hace ser egoístas
  • Tienen falta de creatividad
  • Tienen muy baja tolerancia a la frustración
  • No se ilusionan, ni se interesan por nada

Pautas a seguir para no caer en esta dinámica

  • Regla de los cuatro o cinco regalos, siempre que sea posible. Un libro para iniciarse en la lectura, un objeto que pueda llevar (algo de ropa, unas zapatillas, etc.), lo que más deseen (aquí entra lo que más ilusión le haga de esta Navidad) y un regalo para niños que necesite (colores, una mochila, un estuche, etc.)

  • Si es posible sería bueno recibir algún regalo para otros niños, ya sea para algún familiar o para algún niño que pueda necesitarlo. Será una buena manera de educarles en valores y el sentido de compartir, la solidaridad, la amistad, etc.

Consejos prácticos:

  1. Dedicar un rato a escribir la carta a los Reyes Magos para conocer qué es lo que desean y qué les hace ilusión, pero más importante aún, para pasar tiempo con ellos, conocerles un poco mejor,…

  2. Enseñarles a razonar que en estas fechas Papa Noel y los Reyes Magos tienen que cumplir con muchos niños y puede ser que no nos traigan todo lo que deseemos.

  3. Hablar con ellos sobre lo afortunados que son por recibir regalos, pero sobre todo por tener personas alrededor que les quieren y les cuidan.

  4. Si la avalancha de regalos del resto de familiares es imposible controlar y no se puede evitar, al menos, intentad ir dosificando la entrega de regalos en varios días, para que puedan centrar su atención y disfrutar más de los regalos. Aunque lo mejor es ponerse con ellos de acuerdo para que esta situación no se produzca.

 

Si os ha gustado esta información, podéis descubrir el resto de artículos sobre fisioterapia en nuestra web o directamente en el siguiente enlace: http://zensya.es/category/psicologia/

Jessica Cabeza

Psicóloga

Please follow and like us:

QUE DIFÍCIL ES HACERLO BIEN

Continuamente leemos, escuchamos y vemos en las noticias de la televisión los problemas de la obesidad infantil.

Sabemos que debemos evitar los alimentos procesados, los excesos de azúcar, los refrescos y la bollería industrial entre otros pero no resulta nada fácil.

En los últimos 15 días hemos comprobado que la sociedad por muy concienciada que dice estar sigue cometiendo día a día y con total normalidad atentados contra la salud de los más pequeños.

Lo que relato a continuación nos ha ocurrido con nuestro hijo de 3 años y es totalmente verídico.

Bebe chocolate

Mi mujer y mis 2 hijos, uno de 3 años y el otro de 4 meses realizaron un viaje para visitar a su familia de Cantabria, allí se juntaron con primos, tíos, abuelos y hasta con el bisabuelo y todos tenían ganas de disfrutar de los niños y satisfacer sus demandas. “Toma este trozo de chocolate”, “Toma esta chuche”, “Come de estas patatas fritas”… y ante las quejas de mi mujer las respuestas eran del tipo: “Eres una exagerada”, “Los niños siempre han comido chuches”, “Total por un día…” De modo que a los 2 días de llegar a tierras Cántabras mi hijo se quejaba de dolor de tripa y tras esto pasó un par de días más con diarrea.

Tras regresar a la costa levantina y reanudar la rutina mi hijo recibió un regalito en la escuela infantil por motivo del cumpleaños de uno de sus compañeros. El regalo en cuestión se trataba de una caja de cartón con el nombre de “Kubitos” de la marca “hacendado”. La cajita contenía una gran variedad de chucherías con diversas texturas, colores y formatos cuyas cantidades de azúcar fluctuaban entre el 53% de la moneda de chocolate y 87% del caramelo comprimido con forma de huesito. La excepción era una bolsita con gusanitos con un contenido de grasas del 40%

WhatsApp Image 2017-06-29 at 09.11.21

El desconocimiento sobre las propiedades de los alimentos y su efecto en nuestra salud ya no sirve como excusa en nuestra sociedad. Si nos estamos esforzando por que los niños y en global la sociedad lleve una alimentación saludable ¿Porque seguimos cometiendo los mismos errores? ¿Por qué antes de darle chocolate o Coca-Cola a un niño no le preguntas primero a su madre? ¿Por qué les regalamos a los niños montones de chuches?

Si sabemos cómo hacerlo bien ¿Dónde está el fallo?

Please follow and like us: